domingo, noviembre 25, 2007

Alistando maletas

Luego de algunos pendientes personales y laborales me encuentro planeando cómo recibiré el nuevo año. De hecho este me trató raro, me dio algunas cosas, luego me las quitó y en compensación me reforzó con muchas otras más.

Recuerdo que el año pasado estaba muy nerviosa por la dichosa celebración. Era una situación nueva en todo sentido. Gente completamente nueva, algunos agradables otros no tanto. Un ambiente al que le huí toda mi vida, pero en el que por puro afán decidí participar. Quería hacer bien las cosas y sabía que había que hacer una serie de “sacrificios” y/o “esfuerzos”.

Me dio mucha pena (hasta cólera) ver que alguien que me importaba mucho tampoco parecía muy integrado siendo aquel “su ambiente”, hasta me pareció que no era tan bien tratado. Y me pareció verlo meses después en otra oportunidad en una situación grupal similar. Quien sabe, tal vez pudo ser por mí, que no disimulé demasiado la postura de “eres mi objeto de estudio”.

No niego que me divertí, principalmente por la compañía que me motivó a tener aquella experiencia socio-antropológica; pero tal vez podríamos haberlo pasado mejor en otras circunstancias, tal vez no. En fin… podría equivocarme y a estas alturas no me corresponde opinar.

Sin embargo, mi superstición me lleva a crear un escenario propicio para que el nuevo año me vaya mejor. Entonces me voy a buscar el otro lado de la moneda en muchos aspectos, para empezar: me voy de viaje. Y a diferencia de otras épocas me vi envuelta en planes, reservas, negociaciones y acuerdos (porque encima me voy acompañada, jeje).

Cuando se lo comenté a mi hermano, su reacción inicial fue un estallido de risa: “oh no, te cogió el síndrome”. Según él, la mayoría de mujeres jóvenes de clase media (alta y baja) entre 25 y 30 años que trabajan, no tienen novio y no tienen hijos, se dedican a viajar. Según él, sería un catalizador afectivo cuando el “ir de compras” ya no es suficiente. Es decir, tienes amor y dinero para dar, entonces te lo das a tí misma en una ocasión especial. Le sugerí que publicara un blog para que le cayera encima toda la comunidad bloggera femenina nacional e internacional, jajaja.

Como ejemplos tomó a mi prima (29) que arrancó su racha de viajes hace un par de años, así recorrió sola buenos aires, santiago y sao paulo, y cada vez que puede se da un salto a alguna provincia; y a una de mis amigas (28) que de pronto anduvo en nueva york, miami y rio de janeiro con sus amigas de colegio y cada temporada de vacaciones toma su bus o su avión a algún destino nacional. Bueno, algún tipo de sustento se podría encontrar.

En lo personal, la idea de salir del país no me llamaba la atención. Los destinos extranjeros no están entre mis prioridades, incluso ahora que supuestamente empecé a vivir mi síndrome, jaja. Por cuestiones de chamba anduve en Arequipa, Puno, Cusco, Piura, Iquitos y Chiclayo, y allí se me metió el bichito de completar algunos puntos estratégicos en nuestro mapa nacional.

Mi terapeuta dice, sobre mi caso particular, que sería una forma de compensarme por la “pérdida”. Hace meses que no cambia de palabra, parece que hablara de un finadito. Claro, allí no solo habla de los viajes, sino también de los cursos, el trabajo, el deporte y de la serie de variadas actividades en las que me he metido (en algunas con más éxito que en otras, jeje).

Últimamente sus frases incluyeron también al “reemplazo” y la “pena”, ahora que me contaron mi ex – novio tiene nueva novia (Lima es un monótono pañuelo). Si si la bruja. Por primera vez en la vida haber tenido razón no me resulta para nada satisfactorio. Me superaron jodido.

Como le decía a una amiga, ese partido yo ya lo había perdido, pero la obvia premonición solo ratifica la validez de todas y cada una de mis acciones para con él; y sobretodo de mi error ¿en qué estaba pensando cuando confiaba en ese muchacho? Definitivamente no estaba pensando, más bien estaba sintiendo. Bueh! Soy un ser humano y tengo todo el derecho de sentir lo que me toque ¿no?

Como sea, mi destino, nacional obviamente, no será revelado por el momento; pero me ha tenido bastante ocupada los últimos días. Ando pensando y planeando demasiadas locuras, muy divertidas todas, que espero también me ayuden a viajar por fin a ese universo mental donde él, su recuerdo y la decepción que significó su paso por mi vida, no existen.

5 comentarios:

Eclipse dijo...

Ante todo, felicitarte por el blog, mola mucho la forma en la que escribes. Por otro lado, visto que ando en el rango de edad "peligroso" entre los 25 y los 30 y no tengo, en este caso, novia, y tampoco voy de compras ultimamente.... me tendré que aficionar a los viajes :) De todas maneras, poner tierra de por medio entre tú y la persona que amas, siempre ayuda. Y aunque es un tópico, el tiempo lo cura todo, o por lo menos, le pone tiritas :P

Raulín Raulón... dijo...

Oye, la teoría de tu hermano es super interesante, considerando (eso sí) que tiene sustento en que las tionas de 30-40 en el mismo estado socioeconómico hacen lo mismo, con la única diferencia residente en el hecho de que se ponen a lloriquear y maldecir por su "falta de resultados".

Te lo puedo decir por mis primas, quienes tienden a generalizar y a imputarnos la culpa de sus desgracias al resto de peruanos. Las verdaderas causas son...

En fin... ¡vamos a Tocache! ¡Vamos a Caral y alrededores! ¡Vamos al Colca! El que encuentra (está bien, adoptaré tu término) marinovia(o) primero bota al otro!!!!

darling dijo...

Pues yo debo estar con el síndrome tb. Capaz nos encontramos en nuestro destino nacional de año nuevo.

Sobre la rana, te lo digo en serio: no vale la pena. Te espera alguien MUCHO mejor, no tengo duda alguna. Promesa.

Catársis dijo...

Eclipse: Muchas gracias. Siempre es gratificante contar con nuevos lectores. Eso me emociona mucho. Por cierto, me gusta usar tiritas ;)

Raulín: Ah no! Yo no me voy de cacería ni nada por el estilo. Hasta podría decirse que podría probar experiencias lésbicas, jajaja. (estoy jodiendo).

Para Darling: Mi postulante a Sherlock... prometo usar zapatos rojos para que esta vez si me encuentres. Un beso en super buena onda.

Un beso para todos.

girasolesyculebras dijo...

Seguro que el viaje y los aires del nuevo año traerán para ti la luz y tranquilidad añoradas. Te beso mucho =)