domingo, agosto 12, 2007

Manifestaciones de un corazón roto

Poco tiempo antes de terminar con mi marinovio, tuvimos un break de días, que fueron para mí tan desastrosos que me hicieron pensar en una separación definitiva. No me equivoqué demasiado, esa llegaría al mes aprox.

Entonces, a pesar de que la situación estaba muy jodida, pensé que aún podía hacer algo para salvar la relación. Era consciente de que había un problema, pero en mi balance de positivos y negativos aún existía inclinación a favor.

El no estar para nada conforme con lo que estaba pasando me llevó a experimentar en un tiempo record de cuatro días, todas aquellas reacciones que nos pueden suceder a las mujeres en estos casos.


1.- Negación. Pocos minutos después de la dichosa “conversación” sencillamente no podía creerlo. Me encontraba en tal estado de shock que simplemente me quité el maquillaje y me eché a dormir.

2.-Bajón: A las 7am del día siguiente empezaron a retumbar entre sueños todas las palabras que dije y las pocas que le dejé decir. Veía pasar ante mis ojos como una película las principales escenas de esa noche. Casi sin conciencia, empezó el llanto incontrolable. No lloraba así desde que tenía 20 años, y si mal no recuerdo fue por el mismo motivo. Lo que no sabía era que la variable se mantendría fuerte por lo menos dos días más.

3.-Sensación de ofensa. Dado que no entendía cómo los motivos que me habían dado eran tan inconsistentes, para mí; me sentía realmente ofendida. No me cabía cómo EL hubiera sido capaz de hacerme eso a MI (¿les suena conocida?). Sobre todo, después de conocerme tanto y habernos querido tanto. Eso también me hacía llorar.

4.-Ira: Obviamente, la pena se convirtió rápidamente en cólera, y de la brava. No conforme con acumular bilis dentro de mí, decidí salpicársela. (no es lo mejor, pero a veces pasa)

5.-Reflexión y panel de opiniones: Entonces eché mano de mi mejor activo MIS AMIG@S, y sentí la tranquilidad de su opinión, la compañía de su apoyo. Sentir amor cuando crees que lo has perdido es muy importante.

6.- Calma: Algo de respiro. Ser adulto tiene sus ventajas. Se puede pensar en algún momento, y si bien la tristeza continúa te das cuenta de que la vida sigue, y sigue bien (prácticamente hablando).

7.- Ocupación de la mente. Pero pensar demasiado en eso tampoco es una solución, porque tortura. Entonces te llenas de proyectos y cosas extra. Todo lo que querías hacer.

8.- Ocupación del cuerpo. No solo hay que pensar, sino hacer. Entonces empiezas a llenar la agenda con todas aquellas cosas que pensabas hacer.

Lamentablemente, el listado anterior no está ordenado ni mucho menos. Se puede pasar a cualquiera de los numerales con criterio aleatorio. En mi caso, regresé con mi marinovio mientras atravesaba el punto cuatro. Lo increíble para mí fue cómo todo eso me pasó en cuatro días.

Hace poco vi “una novia errante” y, sinceramente, llegué a un estado de indignación tal durante su emisión que casi me voy de la sala (también por otros motivos, pero será motivo de otro post).

La protagonista se caracteriza por la inconsistencia del dolor. Luego de que el marinovio la terminara, plantara, humillara y demostrara con creces que no quería una relación, o por lo menos no con ella; ella guardaba la esperanza de que recapacitara y lo llamaba, a veces con ganas de arreglar las cosas, otras echándose la culpa, otras haciendo el esfuerzo por ser “la comprensiva”, otras pidiendo disculpas, etc; todo con su salpicadita de insultos, berrinches y demás.

Me escupió en la cara todo lo que estuve muy muy cerca de hacer y, obviamente, no me interesa en absoluto. Aunque en realidad entonces yo me quedé más con la última actitud.

El dolor hace muchas cosas en las mujeres, pero sería bueno que nos diéramos cuenta que no nos puede hacer perder la dignidad. Por mucho que amemos, merecemos que nos amen igual; y si vemos que no es así, es mejor tomar distancia.

4 comentarios:

Chalo dijo...

Y viceversa.

david santos dijo...

Amigo (a). Vengo juntar mi solidaridad en este momiento tan triste para las personas de Perú. Deseo que este momiento vaya muy rápido y que la gente peruana vuelve a su vida nornal.
Hasta siempre

David Santos

darling dijo...

Qué buena descripción de como se rompe un corazón!!! Lo bueno es que se restaura. Lo sabes tú, lo sé yo. Igual duele :'( (y duele como mierda).

Carolina dijo...

Hola, tenes razon en todo sinceramente estoy travezando eso, paso la semana del tiempo, mi pecho se sale de mi y los pasos fueron tal cual tengo 21 años estoy haciendo tiempo para ir a ver como se define la relacion estoy en el resentimiento con tisnes de lloriqueos y dolor, me mentalice en que me va a cortar por que seria peor tener esperanzas y que me corte, siento una angustia indescriptible, leer esto me hizo entender mucho, pero como hacemos para que el corazón deje de doler?
no tengo amigos, el hizo que los perdiera, es extraño no? pero me entere que siguio saliendo
yo soy una novia errante, y la verdad no se como dejar de serlo...
gracias por compartir este blo, te dejo mi mail si queres contestame
Carolinaaruguete@gmail.com
gracias!!!!!!!!!!!!!!!!!!!