miércoles, setiembre 06, 2006

Marinovios proactivos


Siempre pensé que la pareja ideal, para mí, sería un chico super pilas, divertido, sociable, inteligente, trabajador, con sentido del humor, conciencia social y, sobretodo, bueno en su profesión. Hasta hoy, he salido con algunos marinovios que tenían en mayor o menor medida la mayoría de estas cualidades, pero nunca todas. La pareja ideal no existe, obviamente.


Cuando conocí a mi actual marinovio, encontré en él todas las cualidades de mi “ideal”, en diferentes proporciones, pero allí estaban. Incluso encontré una que no pedí, por pura resignación: no le gusta el fútbol. Todo esto sirvió para acercarnos como amigos y que en algún momento surgiera algo más. Sin embargo, hoy me enfrento al otro lado de la moneda: justo aquello que más me gustó, de pronto podría convertirse en una amenaza.

Él es un chico muy activo: estudia, trabaja y está involucrado en varios proyectos extras. En general es muy apasionado con su chamba, y eso me encanta. Pero últimamente sus actividades le están trayendo varios problemas y casi no tiene tiempo para mí.

Reconozco que yo también ando metida en mil cosas, termino muy tarde y muy cansada, pero a pesar de todo ello siempre tengo ilusión de, por lo menos, hablar con él. No dudo que él también quiera verme, lo conozco bastante bien, pero no puedo evitar sentirme afectada por esta situación.

Tal vez alguno dirá que no debería quejarme, porque así lo conocí; pero ningún extremo es saludable para nadie ¿verdad?

1 comentario:

cosaheavy dijo...

me ha hecho gracia lo de marinovio...sólo eso,pasaba por aquí y t dejo un saludo*